martes, agosto 02, 2005

Girls just want to have fun

Los viernes son un gran día en el clan. Viejos conocidos, nuevos amigos, chicos que se sacan los calcetines cuando la borrachera es mucha...
Creo que estoy hablando más de la cuenta acerca de lo bien que lo estoy pasando. En las dos últimas conversaciones que he tenido con S, he sido reiterativa acerca de lo bien que se pasa sola. Pero desde que yo y dos de mis más amigas terminamos con nuestros respectivos pololos de años, nos divertimos bastante (e insisto, aún no es primavera). S parece no estar del todo convencido de su relación ¿Hay alguien que lo este? (que por favor escriba!).
Definitivamente la soltería post 25 es muy diferente a la que se vivía a los 20. Toda esta gente que baila casi las mismas canciones hace años, parece compartir la idea de que cada vez es más difícil encontrar a alguien, o por lo menos, parecemos estar todos más protegidos ¿O hay alguien que aún cree cuando le hablan de amor?

2 comentarios:

Efelante dijo...

Si, paré que estamos más dañados, cautelosos y calculadores que antes. La ampliación del campo de batalla al decir de Houllebeck (así se escribe?). Yo definitivamente estoy algo cansado de esta partida.
So, saludazos carmencita, lindi su blog, siga posteando. Nos vemos el domingo.

marce.

Anónimo dijo...

Sí, es cierto, vivimos en la constante sospecha...pero mientras más cautela y prevención hay, más se comprueba eso que dice que el amor - el romántico sí sí ese- es la experiencia más poderosa que hay...así es más fácil, porque uno no está adentro de nada, uno permanece afuera, y como no hay profanación producto del estar con alguien, se puede fantasear, elucubrar y todo lo demás...

Por ahí el error es plantear el amor desde el habla. En mis últimas experiencias siempre ha quedado la cagada cuando se habla de amor...no hay nada más infructuoso que hablar de amor. Las parejas, o potenciales parejas, o aquellos que se encuentran sólo por una noche y que son pareja sólo por una sola noche, no deben hablar del amor. Hablar del amor en pareja es un acto de corrupción.

Por eso podemos hablar cuando no se está en pareja. Por eso digo que el amor es una experiencia extrema. Se busca algo que no se encuentra en el otro. Y porque no se logra eso, se sufre.

Aún así, estamos cagados. Porque aunque lo estemos pasando bien en la vida, nos podamos divertir en primavera, o en invierno, alguien aparece por ahí y todo se fue a la cresta.

A muchos nos gusta sufrir.