jueves, agosto 09, 2007

Brooklyn Nights



Volvió mi computador y con él, los acentos y las eñes y todas esas coas maravillosas del español. Ahora puedo decir que estoy un poco más instalada. Bueno, tengo computador que es como el resumen de mi vida, las fotos, la música, el trabajo, los poemas, la comunicación, etc. Mi notebook es mi pequeño hogar, lo que esta bien considerando que en los últimos meses no he estado más de diez días en el mismo sitio. Tampoco es algo que me molesta, al contrario, creo que va un poco con mi espíritu. Supongo que más adelante habrá mucho tiempo para instalarse. Como sea, me moví de Harlem (una perla recién descubierta en esta isla) y estoy en Brooklyn hace unos pocos días. Cruzar el puente hacia Brooklyn es respirar otro aire; otra energía. Me quedo en Greenpoint, un barrio polaco, con casas lindas y señoras pequeñas.

El miércoles desperté en la madrugada con un río de agua que entraba por la ventana. No es que la ventana esté cerca de la cama, pero había un viento tan fuerte que el agua llego lejos; especificamente a mi cara. Semidormida cerré la ventana que había abierto por el calor de las noches de verano y continué un extraño sueño que estaba teniendo con Jodorowsky haciendo alquimia, como si fuera un químico.

Al otro día la ciudad estaba paralizada. El subway no funcionaba hacia casi ningún lado porque se había inundado. Un tornado paso por Brooklyn!!! Algo que jamás había ocurrido antes, por lo menos desde que se tiene registro y yo en el ojo del huracán; increíble. Creo que voy a dejar un par de zapatos rojos cerca de la cama por si el tornado decide volver y llevarme a Oz. Así puedo hacer como Dorothy y golpear la punta de los zapatos diciendo "there is no place like home". Aunque quizás confundo al mago y me deja dentro del computador, jaja o derrepente "Somewhere over the Rainbow". Me gusta esa canción, sobre todo la versión de Israel Kamakawiwo'ole, donde mezcla esa canción con What a Wonderful World.
Altamente recomendable.

2 comentarios:

Isabel Brinck dijo...

Me encanta Brooklyn. Qué autorreferente, pero encuentro que es la parte más parecida a Montreal por su (más) bajo perfil.
***Let's dance, put on your red shoes and dance the blues.***
Oye, si es tan importante para ti todo lo que hay en tu notebook PORFA haz copia de respaldo seguido!
besos

francisco dijo...

Que mirada tan dulce tienes, es digna de un ángel tan bello como vos!
jfrancisco70@hotmail.com