martes, marzo 28, 2006

10 de Julio Huamachuco


Éste es el lugar de los espejos. Los hay de todos los tamaños, formas y estilos. Los venden en las esquinas, hombres, reflejos de hombres, sombras que se reflejan en los espejos. Tras cada uno de ellos hay una historia sin contar. Una historia que se insinúa en los espejos, en las miradas que dan los hombres ocultos detrás de una imagen.
La condena que pronuncian los espejos de 10 de julio es estar preso en la esquina de la rabia, en una ciudad que tiene rabia por todos lados. Es tener que ser el bad guy de la historia y vivir en una batalla: 10 de julio, Huamachuco.

7 comentarios:

vuestro poet dijo...

sipos, una batalla, y se cuenta que los soldados si tiraron espejos por la cabeza y amor-tiguadores.

besos

Isabel Brinck dijo...

Esta imagen es familiar... McManus?

Sabha dijo...

la foto dices tú?
es de un fotógrafo chileno cuyo nombre no recuerdo...

Pedro Montealegre dijo...

Ya casi no recuerdo a 10 de Julio. No sé porqué no puedo identificarlo con los espejos, pero sí los limpiaparabrisas.


Un beso, Carmen.

Camión Regador dijo...

Me da Panico...

http://camionregador.blogspot.com/

Saludos,
cr

Vimaberries dijo...

la calle donde todos van por un repuesto, nuevo o usado, para seguir girando...

wabi&sabi dijo...

La sensación de esperar dentro del auto, un día sábado a las 11:00 de la mañana. El padre feliz lleva a los hijos para que lo acompañen al garage o a la vulcanización o al cambio de aceite. Los niños sienten olor a sábado a las 11:00 de la mañana, en un taller mecánico.