domingo, julio 02, 2006

Y ya casi amanece


El otro día fui al lanzamiento del último libro de Zurita. Tuve la sensación de que en ese lugar había gente que probablemente no volvería a ver en años. Sentí al tiempo que me empieza a pisar los talones. Lo implacable de su paso. Sentí esa sensación narcisista de cuando era chica y no entendía como sucedían cosas independientemente de mí.
Supongo que ahora estoy y no estoy. Hay personas que creían ya me había ido. Y todo igual. Claro que no para mí. Para mí es un tránsito, un rito de pasaje, una pequeña muerte. No sé que sucederá después del 14 de agosto. Solo sé que nada de lo que ahora me rodea va a estar cerca. La conciencia terrible del paso del tiempo. Quizás por eso el epígrafe del libro me hizo tanto sentido. Porque ya casi amanece.

7 comentarios:

vuestro poet dijo...

sipos chiquilla, me va dar mas pena cuanto te vayas. Nos vas a faltar. Pero bueno... es N.Y. la increible, y me tinca que es bueno dejar esta bolsa de gatos por un tiempo.

Besos

vuestro poet dijo...

tampoco hay que ponerse nostalgica antes de tiempo. Mi querida Saudade.

Pedro Montealegre dijo...

¿Te vas finalmente a NY? Pues si en una de esas haces un pequeño desvío a Valencia, llámame, tomaremos agua de Valencia, hablaremos, probablemente bailemos por ahí.

Isabel Brinck dijo...

Los viajes importantes, o con estrés, me dan la sensación de peligro de muerte. Es como todo tan especial que pienso: esto sólo tiene sentido si me voy a morir. Dramático, quelle surprise.
Te esperamos!

Loredana dijo...

La Máquina Aritmética (II)Día 14. A.N.

"Para domar más fuertemente este horror es necesario comprender bien su origen; y, para mostrároslo en pocas palabras, es necesario que os diga cuál es, en general, la fuente de todos los vicios y todos los pecados". Blaise no logra conciliar el sueño y se pone a citar de memoria; luego conversamos un rato. Me cuenta cosas de su infancia, de los problemas que tuvo con sus padres, de un verano que pasó en Avignon, de su interés por la entomología y cosas así; yo le explico mi plan secreto para escapar del castillo, pero al poco de hablar noto su falta de interés y decido cambiar de tema. Le hablo de las tijeritas de uñas de la doctora Lewis y de cómo podría tratar de hacerme con ellas en nuestra próxima visita a la enfermería, pero me interrumpe bruscamente. Ilusiones de pájaro, me dice, nadie puede escapar del castillo. Luego se gira y se queda dormido.

pinminac dijo...

Mañana es 14 de agosto y hace sólo un par de días encontré tu blog. Tu posteo está hace más de un mes y me suena todo tan parecido. Supongo que es porque a veces siento que estando aquí estoy más lejos que en cualquier viaje. Quizás por eso siempre le tengo miedo a partir.

Pero bueno, supongo que no es momento de temores. Decidí escribirte para desearte suerte y decirte que -aunque de seguro no te acuerdas- tengo rondando en la cabeza lo que me dijiste en el baño el viernes de tu despedida. Y te aseguro que mañana cuando partas y por un buen rato, esa idea va a seguir dando vueltas por estos lados.

Haz memoria. O el día que nos volvamos a ver lo conversamos más tendido. A menos que yo ya haya hecho algo por la causa.

Suerte Carmen. Nunca olvides dejarle un buen espacio en tu maleta.

Cariños.

Anónimo dijo...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you!
» »