jueves, octubre 06, 2005

Girls on Films


He tenido una sobredosis de cine en los últimos días, sobre todo de cine chileno. Me gusta el cine porque me interpela, me atraviesa. Las expresiones (artísticas o no tanto) me interesan más porque me emocionan, que por un afán intelectual. Con el cine eso me ocurre casi todo el tiempo; debe ser porque dentro de todo, es lo más cercano a la realidad. Y bueno, vi todas las películas chilenas que había que ver este fin de semana y más encima en el contexto de un festival, que es algo injusto. Sobre todo para las películas que se exhiben por primera vez. Tener a un público que está como el César esperando para juzgar lo tuyo es bastante terrible. Es cierto, todos juzgamos cuando vamos al cine, pero en otro contexto. Al parecer, en un festival la comparación es inevitable. Y es duro cuando piensas en el trabajo de tanto tiempo de alguien, para que lo destrozen en cinco minutos. Yo también lo hago. Pero claro, ahora creo que me arrepiento un poco. Con un par de días de distancia veo que guardo imágenes, sensaciones de todas las películas que vi. Todas, en mayor o menor medida, cruzan con estados de ánimo, situaciones, perspectivas con las que me identifico. No sé si será un poco limitado, pero disfruto más cuando las cosas resuenan en mi. Aunque cuando permiten reflexión sin dar un mensaje evidente (que es lo que me paso con Se Arrienda) ni tampoco ser una simple fotografía de las cosas (En la Cama), las disfruto mucho más. Por eso me gustó tanto el conejo de pascua.

2 comentarios:

LadyShara dijo...

matiaszs@hotmail.com esa es la dire de hermano inteligente becado. eso mi chica, beso.

carola
serafufis.blogspot.com

Anónimo dijo...

buena woman in films. la cagó.

carola again